viernes, 31 de julio de 2009

Las ballenas no son rencorosas



Cazan una ballena que llevaba clavado un arpón... del siglo XIX.

La ballena fue arponeada hace 130 años, pero esta vez no pudo con el ser humano.

La foto que véis en este post corresponde a la punta de un arpón de 1879, que se encontraba clavado en una ballena capturada en Alaska el pasado mes de mayo. La herida que provocó el arpón en la ballena no le evitó escapar y vivir alegremente durante otros 128 años, hasta que otros pescadores (o cazadores, no sé cómo llamarlos), acabaron con ella.

Esta noticia que apareció hace 2 años en la prensa contrasta con esta otra que aparece hoy en el diario el Pais:

Salvada por una ballena beluga

El cetáceo empuja a la superficie a una submarinista que sufría calambres en las piernas, en China.

Yang Yun pensaba que estaba al borde de la muerte cuando sus piernas se paralizaron mientras participaba en una competición de submarinismo libre al noreste de China. Sus piernas no le respondían debido a las bajas temperaturas del ártico.

Pero entonces apareció Mila para ayudarla a llegar a la superficie.

El matiz que marca la diferencia en esta historia es que Mila no es una persona, sino una ballena beluga.

Pues nada, juzguen ustedes mismos...



6 comentarios:

Cati dijo...

Excelente artículo, me gusta mucho cómo lo has planteado. Besos ^-^

Cuarzo dijo...

Gracias a ti que me diste la idea, me alegro que te guste.

Besosss..TKM

Alejandro Kreiner dijo...

Los animales, sobre todos los mamíferos, no nos diferenciamos tanto.

Saludos.

Perséfone dijo...

Vaya contraste ¿Eh?

Desde luego que los animales no son rencorosos. De lo contrario ya nos habrían exterminado.

Qué asco de mundo.

Y DALE ALEGRIA A MI CORAZON dijo...

Muy interesante, eso demuestra que los cetáceos son mas solidarios con el ambiente que el ser humano, que dice ser el mas racional de los seres.

Saludos

Cuarzo dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Saludos.